Pain is (not) Temporary // El dolor (no) es Temporal

In sports and most of all in Triathlon, you always have to remember one thing, there are two ways of looking at things: good or bad sensations. Knowing this, we can be sure that in training or racing we can have everything going o so sweet, feeling so good and having nice happy thoughts like ‘came out of the water where I wanted’, ‘had an awesome T1’, ‘I rode like Sagan himself’, ‘had a killer T2’ and the best of all, ‘I’m running dirty fast’. Exquisit moments

But all of the sudden, I hit the turaround point, go through the aid station, jump a pothole on the way or whatever, and get distracted and out-of-the-zone. Now I’m dying and can’t go any faster, the sun is burning as if it was directed to me with a magnifying glass and the blue sky is out of my sight because all I can see now is the floor… that’s the moment when I realize one thing: I’m f@cked. And along come all the bad thoughts ‘what’s the point?’, ‘I could be out there resting and taking a bit of this sun instead of running under it!’, ‘I’m almost done? Just the run man? Dude, come here and run this yourself if it’s almost over instead of standing there and yell at me!’ and a big set of passive/agressive lines that we throw to everyone around us and to ourselves during those crisis periods that we chose to face well… or not

Having in mind these good moments and crisis moments is how I’ll begin this, my season opener story:

IM 70.3 Pucon #TheMostBeautifulTriathlonOnEarth

Race started, as always, a few days before it actually started, with a very loong trip starting on a Wednesday morning from Mexico City and finished Thursday night in Pucon. It wasn’t that bad, got plenty of sleep and a lot of time to think and visualize race-day, so lets skip to the racing part of the story

Sunday morning and there I was, finishing details on my Cervelo P3 (thanks guys at Evilmonkey Bikes for such a fast machine), put on my wetsuit and walked to the lake in order to make a bit of a warmup out of the water (because it was too cold for me). Once I got a bit of heat going inside, I swam a bit to feel the water and get out the last nervousness from my body (did I mentioned the water was damn cold?)

I was confident in my swim. Had been getting good miles and paces on the pool, so I went in front to wait for the horn blast. Just before the start, a last mental check at the game plan to gain a bit of confidence as I stood among great athletes such as Sanders, Thomas and De Elias. There’s the horn blast and off we go

16177793_1290010514379846_2933851719646517497_oThe swim was tough, water was too cold for me (had I mentioned that?), got bruised up for all of the swim and, man, there was a lot of changes in the rythm, hard until the first buoy, then hard again untili the second, hard becaues we went by a boat, hard because somebody on the crowd yelled ‘go harder’ and the head of the pack followed instructions… tough an hard I say. Then we got to the middle of the swim, we had to go out on the beach and re-enter the water in a ITU kind of way. So on to the second half and suddenly no more changes, suddelny we were going at a fast and steady pace. I told myself ‘so this is it, just hold on and relax, save as much energy as you can’. I actually thought we were all a big lead group that would go out toghether on the bike

When we got to T1 there was just a small group of us running for our bikes, incluiding last year winner Ben Collins, so I thought everything was going according to plan. As we got out I heard from the local sound that we were all gonna have to ride hard to catch the 4 athletes that got away on the swim -thinking it back… that was the reason of the pace change in the swim, we lost contact with the lead group so the pace sattled in and the 4 guys got away and I never noticed- bummer!

So I’m on my bike now and think ‘It’s ok, you just reel’em in as you always do’ and so I did, caught one, then another and then another, but something wasn’t right, I was passing people but hurting o so much. The legs were feeling all heavy and with no power, my neck and shoulders were so stiffed and I was in the pain of a 80km ride only with 20km gone. I tried to relax and got in water and food in order to be ready for the moment when Sanders came, because let’s be honest, when was I getting another chance to try’n stay with him, even for a few miles. When a bunch of cars and motorcycles started to pass me by I knew that was it, he was coming ‘here he is so push harder’ and there he was and I pushed harder. I tried to stay with him for 5km and by the 4th I didn’t even blew up, I was going at the same speed but Sanders just started going faster and by the 5th km I couldn’t even see him along the road… hurting and tired.. I smiled (probably for the last time in the whole race) because I got passed by a great triathlete (one of the greatests actually) and didn’t just got out of his way… I went out fighting! He catched me on km 25 and blew me off before 30

2017 Ironman 70.3 Pucón

The big picture was to go nuts on the first 45km with wind and a negative slope all the way in order to go for the second 45km a bit easy using the tailwind and a positive slope. The plan was shattered when we started to get back and the wind changed (this was the biggest mistake of my race: not to adapt to the changes along the way) so I got smashed in the 45km and then smashed-er on the next 30km because there was no rest… ‘no more please, just get this done and stop’ and 10km before finishing the bike I was done and I did stoped fighting, me and my race plan both collapsed

Hitting T2 I got punished for a bad bike and a hard swim. ‘Relax, just 21km to go and that’s it’, so with clumsy hands I got my shoes on and started the run. 50 meters our of T2 and there it was, ‘holly fck’ (yeah… didn’t had time or strenght to put in the vowel on the word) the first climb of the run, a 1km (probably 300meters) uphill with a 83% inclination degree (probably 12%) that hurted like nothing I’ve felt before and as it went by, it left me with the legs of a new born deer and that was just the 1st one out of 56 more hills (most likely 5 or 6 more) on the course, that had to be repeated x3. There were people along the whole run literally. ‘¡Venga México!’, ‘¡Ánimo chicano!’, ‘¡Con todo flaco!’, ‘¿Quién nos salvará ahora chapulin?’ where a few of the cheers I got along the way (in every accent you can imagine (argentinians, chileans, mexicans, you name it) but the most important one was a heartfelted ‘Vamos Yorch!’ form my mexican friend Minerva who was in the key miles cheering us all up. Thank you in the name of everyone racing that day

After the 1st lap I managed to stay on 10th position, but it was just a matter of time before that place was gone, I was finished and had no will to fight anymore, all I wanted was to stop. I don’t need to say how many times I walked and I don’t want to say how many times I stoped at all (so many I don’t even remember actually), but I can tell you I just wanted to get that race over with and move on (2nd big mistake of the race because I still had 2 laps to go, 14km to enjoy.. but I didn’t). I got on a hole so deep to soon in the race that when I needed to get out I just couldn’t. And when I crossed the finish line I wasn’t thankful or happy, I was just dissapointed and frustrated with myself (3th big mistake, because whatever happens, I’m alive and racing in a beautiful place all the other way of the Ecuator and I should be thankful and happy)

Mistakes that cost me a good performance:

  • Was not ready mentally or physically for that kind of thoughness
  • Was afraid of the pain more than I should have
  • When it hurted so soon, instead of pushing through it I just sat back and tried to stop hurting
  • Felt an obligation to do well and to finish in a good spot
  • I wanted it to be over because I forgot to enjoy it
  • Just smiled once in the whole race (when Sanders flew by me)

So all toghether and a month after, I can say it was by far a bad executed race because I could not undestand that there are, as I said in the beginning, two ways of seeing things and that day was a day that had to be faced with a no-fear-to-pain mentality.

I now my body can perform better, my bike can perform better and my race could have been better… Just couldn’t adapt to it.

The numbers:

The conclusion:

In the end, as in every race, it hurted.. a lot. The big difference was that I could not push through and enjoy the pain as I seeked to stop hurting from start to finish and if you don’t hurt you are not racing! I belive this to be a result of training with comfortable paces instead of hurting a bit in each session.

So, thank you Pucon, lesson learned: adjust training intensity and never forget: Pain is (not) Temporary!

Thnx for reading, see you on the road!

//

 

En el deporte, y en específico el triatlón, hay que tener muy claro que siempre hay dos formas para ver las cosas: con buenas o malas sensaciones. Siguiendo este punto, en entrenamiento y en competencia, de pronto todo va saliendo bien, te vas sintiendo bien y entran en juego pensamientos felices como ‘salí nadando donde quería’, ‘hice la transición de mi vida’, ‘rodé como el mismísimo Sagan’, ‘tuve una T2 impecable’, y ‘voy corriendo excelente’. Momentos exquisitos.

Pero de pronto, llego al retorno, paso el abastecimiento, brinco una grieta o pasa algo que rompe concentración y si, ahora estoy muriendo, no puedo moverme más rápido, el sol  de pronto me quema como si me hubiera puesto bajo una lupa y el cielo que segundos antes era azul, ya ni lo veo pues de pronto ya no hago más que ver hacia el piso… y es en ese momento donde te das cuenta: todo se fue al traste. Entonces llega ese momento donde nos preguntamos: ‘¿qué necesidad?’, ‘¡si yo bien podría estar acostado tomando el sol en lugar de venir arrastrandome en esta ruta infernal!’, ‘¿pa qué nací?’,’¿ya casi llego? ¿cierra? ¿échele que se acaba? ¡ven y cierra tú, en lugar de estar ahí parado aplaudiendo pues!’ y demás frases desmotivadoras pasivo/agresivas que tiramos a nosotros mismos y a los demás durante momentos de crisis que son inevitables, aunque la forma de enfrentar estos momentos puede ser buena o mala

Teniendo en cuenta estos momentos de buenas sensaciones y de crisis, es como comienzo con esta historia que fue para mi el inicio de temporada 2017

IM 70.3 Pucón #ElTriatlonMasLindoDelMundo

La competencia comenzó, como siempre desde unos días antes con un viaje laaaargo largo y algo cansado, partiendo en miércoles por la mañana de la CDMX y arribando en jueves por la noche a Pucón. Todo bien en realidad, mucho sueño dentro de cada tramo y mucho tiempo para pensar y visualizar la competencia, así que vamos a saltar al día de competencia.

Domingo por la mañana y después de checar aire en ruedas y acomodar geles, zapatos, en fin, los últimos detalles en mi Cervelo P3 (gracias Evilmonkey Bikes por el avión) , me puse el wetsuit (que estuve usando las últimas sesiones en la alberca para aflojarlo y acostumbrarme al feeling) caminé hacia la zona de arranque donde luego de un poco de calentamiento en seco (porque el agua estaba helada) me lancé a bracear para terminar de despertar al cuerpo y ponerlo a punto para el arranque y claro, para sacar un poco el nervio de estar a punto de arrancar un día que pintaba bastante soleado y cálido, perfecto para competir.

Siempre seguro de que había preparado bien la natación, me planté hasta el frente de la oleada elite de 26 hombres, donde esperamos unos minutos antes de arrancar. En esos minutos, un último repaso a la estrategia para evitar sentir nervios extras por estar parado junto a grandes del triatlón como Sanders, Thomas o De Elias. Al fin suena la bocina de salida y me trago esas últimas nerviosas (si, inevitablemente nerviosas) bocanadas de aire y arrancamos.

La natación fue dura por decir poco, agua demasiado helada para mi gusto (no puedo terminar de decir que el agua estaba fría), golpes toda la ruta y leñazos y leñazos y más leñazos: hacia la primera boya, hasta la boya de retorno, de nuevo a la boya de referencia… que porque llegó una pequeña ola, que porque a lo lejos en algún lugar alguien gritó jalen más duro y pensaron que les hablaban a los punta de grupo.. en fin.. duro. Para la mitad del recorrido hubo salida a playa para rodear otra boya muy al estilo ITU y generando mucha porra, hasta ese momento venía bien metido en el grupo aunque forzado de brazos y respiración. En ese momento fue donde comenzó a asomarse esa mala sensación general y mucho más pronto de lo anticipado, pues no llevábamos ni 15 minutos de haber arrancado, pero lo ignoré. Arrancamos de nuevo para el segundo tramo y de pronto todo estaba bien, venía mucho más relajado y no tan agitado, los leñazos se detuvieron y nadamos a un paso rápido pero bastante aguantable. ‘Ahora solo hay que guardar energía para lo que se viene con el grupo de punta’ pensé ilusamente y comencé a aflojar lo más posible el cuerpo para la bici.

Cuando salimos a la T1 ví un grupo pequeño frente a 15994394_1287203941327170_6758404083975934515_omi, eramos 5 incluyendo a Ben Collings (ganador del año pasado) por lo que supuse todo estaba dentro del plan: salir nadando en punta, cosa que se desmoronó al montar y comenzar a pedalear pues alcancé a escuchar en el sonido local, que nos dábamos ahora a la tarea de cazar al grupo de 4 que salieron fugados de la natación -Pensando en retrospectiva un par de días después logré entender que los leñazos nadando cesaron porque ese grupo de 4 lograron escaparse y simplemente no pude hacer nada al respecto porque nunca lo noté-

‘Pues a remontar, con calma y poco a poco, como ya sabes’. Y así fue, poco a poco. Pasé a uno, luego a otro y luego a otro más… pero nada venía bien, venía sufriendo demasiado y el paso que traía era muuy lento, piernas hinchadas, espalda, hombros y nuca con una tensión horrible y bastante incómodo. Traté de controlar la cabeza y el cuerpo para no desmoronarme… digo apenas llevaba 20km de ciclismo y ya venía sintiendo como si llevara 80. Comí, bebí e intenté relajarme, para prepararme, pues sabía que detrás de mi venía una moto llamada Sanders y quería saber lo que era rodar a su paso aunque fuera unos kilómetros (al final, para eso estamos, para probarnos con los mejores cuando se presta la oportunidad, y sobre la bici hay pocos mejores que él) y así, ni llegaba al km 25 cuando una caravana de camionetas y motos (reales, no competidores) comenzaron a darme alcance, ‘ahí viene, ¡aprieta!’ y de pronto vino y yo apreté, me fui intentando mantener su paso casi 5km, una moto (no real, si era Sanders en bici), ni siquiera me dió la oportunidad de explotar.. simplemente a solo 4km de corretearlo comenzó a alejarse poco más y más hasta que de pronto lo dejé de ver antes de lograr acabar 5km con él… con dolor y todo… pero sonreí (como por última vez en el día) con esa sonrisa de haber intentado enfrentarme a algo monstruoso y haber fallado ¡pero batallé!

Ya regresando al panorama general, la estrategia planeada era pegarle duro 45km de ida contra la pendiente y el aire, y aprovechar los 45km de vuelta con pendiente y aire a favor. Totalmente despedazada la estrategia (aquí el error más grave de todo mi evento) pues de regreso el aire cambió de dirección (o al menos así me pareció a mi) y en lugar de tener 45km de relativa tranquilidad tuve otros 30km de sobremarcha. ‘No más por favor.. no más dolor’ era lo único que podía pensar faltando 10km para desmontar. Exploté y eso fue lo que hice… me rendí ante la ruta y baje le paso durante 10km completos

Entrando a T2 sentí la factura a pagar de la bici y la natación: entumido del cuello a los tobillos. ‘Relajate que falta correr’ torpemente me puse los tenis y hasta olvidé los lentes por salir lo más pronto posible de esa transición. 50 metros de recuperación y vuelta a la derecha… ‘N mmr’ (si.. ni tiempo de completar con vocales la expresión) al entrar a la península, una subida como de 1km (300 metros realmente) y con una pendiente de 83% (seguro es como del 12%) que dolió como nada en el mundo y me dejó como bambi recién nacido para el resto de la ruta que constaba de otras 56 subidas iguales a esa primera (seguro eran como 5 o 6 más y ninguna tan empinada como esa primera) antes de regresar al plano del pintoresco pueblito de Pucón y repetir x3. Gente todo el tiempo sobre la ruta, subiendo y bajando, apoyando, gritando, vitoreando e inclusive viendo con un poco de susto como pasaba medio arrastrandome a su lado ‘¡Venga México!’, ‘¡Ánimo chicano!’, ‘¡Con todo flaco!’, ‘¿Quién nos salvará ahora chapulin?’ (todos con acentos sudamericanos varios: argentinos, chilenos, etc.) y el imperdible ‘¡Venga Yoorch!’ de Minerva Cervantes que estuvo al pie del cañón toda la competencia. Gracias en nombre de todos los que corrimos ese día

Al final de la primera vuelta seguía en lugar 10… pero yo sabía que todo estaba acabado, no tiene caso narrar cuantas veces me paré a caminar o simplemente paré con calambres en muslos, cuadríceps, pantorrillas (tantas que perdí la cuenta), sólo diré que quería terminar con todo ese dolor, quería acabar la carrera ya, quería que no doliera y necesitaba acabar (segundo gran error de mi e16107551_1287212044659693_5866939675243270189_ovento pues aún tenía 2 vueltas más, 14km para disfrutar de la gente, del recorrido y del hecho de estar ahí, pero no lo hice). Poco a poco ví como me rebasaban más y más atletas y yo no logré salir del agujero en el que solito me metí, me dejé caer en una crisis demasiado larga a la cuál no logré dar la vuelta nunca. Cuando crucé la meta lo único que sentía era frustración y tristeza por mi y por el evento que acababa de hacer (tercer gran error, pues sea lo que sea, acababa de cruzar meta en un evento increíblemente duro y era justo que estuviera agradecido con mi cuerpo pues me ayudo a acabar, y con la vida por dejarme estar en ese lugar tan lejos de casa haciendo lo que más me gusta)

Puntos que me costaron la carrera:

  • No estaba preparado para un evento tan duro, ni física ni mentalmente
  • Le tuve miedo a que doliera de más
  • Cuando dolió de más y tan pronto, en lugar de empujar la máquina soportando dolor, busqué que dejara de doler
  • Sentí todo el tiempo la obligación de hacer bien las cosas, de terminar en buen lugar y con buena marca
  • Quería que se acabara pues no estaba disfrutando nada, sufrí todo el evento
  • Solo sonreí una vez en toda la competencia (cuando me dejó Sanders)

Analizando todo, un mes después, puedo decir que fue un resultado alejado a lo que quería por pura ejecución y por no saber entender justamente que las cosas tienen dos caras y ese día desperté con el pie sobre la cara en la que va a doler de más y se debía disfrutar eso en lugar de huirle

Sé que mi cuerpo da para más, que la bici da para más y que en general mi evento daba para más… simplemente no supe como adaptarme

Los números:

La conclusión:

Al final, como en cada competencia, dolió. La diferencia en esta, fue que no logré conectar la parte que disfruta ese dolor y busqué todo el tiempo sentirme bien, cuando en realidad eso no pasa a menudo. Atribuyo esto al hecho de que en los entrenamientos busqué siempre sentirme bien, en lugar de buscar aguantar el dolor o ese pasito incómodo

Así que, gracias Pucón, lección aprendida: ajustar las intensidades de entrenamientos y recordar que: ¡el Dolor (no) es Temporal!

Gracias por leerme, nos vemos en la carretera

 

 

Advertisements

8 thoughts on “Pain is (not) Temporary // El dolor (no) es Temporal

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s